CÁMARA DIGITAL VERSUS CÁMARA ANALÓGICA

Un fotógrafo acostumbrado a una cámara fotográfica no tiene problemas para cambiar de modelo, busca como llevar a cabo los procedimientos de trabajo habituales: cómo se mide la luz, cómo funciona el enfoque, como comprobar la profundidad de campo...siempre que sea analógica.

Cuándo el cambio es a un modelo digital, la nueva forma de trabajar no es tan inmediata. Existen significativas diferencias entre ambos modelos que requiere un tiempo de adaptación mayor.

 Veamos algunas comparaciones entre cámaras compactas analógicas y digitales: 


Mientras la cámara analógica concentra los rayos de luz sobre el negativo, la cámara digital lo hace sobre un elemento que analiza la luz y la interpreta en forma numérica: el sensor electrónico.    Actualmente este sensor es generalmente un CCD.

  fotoanalogica

 

 

 

En una cámara tradicional la óptica concentra los rayos de luz sobre un plano para obtener una imagen enfocada. Se denomina el plano de la imagen y es el punto dónde se sitúa la película.

En una cámara digital la tarjeta de memoria puede ocupar cualquier posición espacial dentro de la cámara. Ello posibilita diseños y así encontramos unos modelos con una estética similar a las cámaras clásicas y otros con formas muy distintas.  

  En una cámara analógica el negativo tiene tanto la función de captar la luz como de guardar la información.

En una cámara digital el mismo proceso tiene tres partes:
- analizar la luz

- interpretarla de forma numérica

- guardar la información generada en un sistema de almacenamiento.

El dispositivo de almacenamiento de la información varía de unos modelos a otros. Habitualmente se trata de una tarjeta de memoria.

En  modelos, podíamos encontrar los clásicos disquetes de ordenador cumpliendo esta función. Como analogía con el mundo fotográfico anterior se habla con frecuencia de negativo digital. 

 

Entre el sensor electrónico y la tarjeta de almacenamiento existe un tercer elemento que procesa la información generada antes de guardarla. Se trata del DAC, el convertidor analógico-digital .Aplica los algoritmos de compresión a la información en bruto que proviene del sensor y la convierte en un formato concreto de archivo de imagen.

 El formato más común utilizado en las cámaras digitales para guardar las imágenes es el JPG. No obstante algunas permiten guardar en formatos que ofrecen una mayor calidad a costa de incrementar también el tamaño de los archivos. Habitualmente se trata de los formatos TIF o RAW.