El arte bizantino busco afanosamente la elevación del espíritu hacia Dios. Los bizantinos siguiendo la tradición griega, tomaron al Hombre como máxima expresión, tanto de lo visible como de lo invisible. Pero tradujeron este espíritu antropomorfista en un arte prioritariamente místico cuya función era elevar la mente del hombre hacia el espacio de lo divino. A través de la contemplación y de la vivencia de lo magnifico, de la constatación física de la grandeza y belleza artísticas, el hombre columbraba la omnipotencia de lo divino. La riqueza del oro o de las piedras preciosas, la nobleza del ámbito de la iglesia no eran otros que los del espacio celeste.

En el año 1000, el temor de la Apocalipsis del primer Milenio y la alianza de los monarcas con la iglesia, va a deparar un tipo de arquitectura religiosa mas funcional, que se va a convertir en el lugar de adoctrinamiento de los neófitos en la fe cristiana. La austeridad inicial sustituirá al boato estético de Bizancio pero el simbolismo de los templos se vera reforzado. Lo mas novedoso de la iglesia románica es que se constituye por primera vez, en un centro de reunión comunitario, donde los fieles acuden a orar y a ser instruidos en una religión que les resulta nueva.
El templo no es uniforme tipológicamente, pues el modelo básico románico ocupa un espacio paralaleipipedo orientado según la dirección oeste *pies /oeste*ábside. En el interior, los arcos de medio punto apoyados en columnas delimitan los tres espacios longitudinales del espacio, la nave central y las dos que descargan el peso lateralmente en sendos flancos de la principal /son los macizos contrafuertes exteriores los que proporcionan uno de los elementos mas interesantes y característicos de la iglesia románica. Las naves longitudinales crean un ritmo especial que queda interrumpido por una nave transversal o transepto, a veces, no acusado en planta, otorgando una estructura de cruz latina. La iglesia románica constituye un espacio dinámico dirigido horizontalmente hacia la cuenca absidal, lugar donde se manifiesta el poder absoluto de la divinidad y en el convergen de manera simbólica las líneas de fuerza de la construcción. El pórtico centra todo el interés de la fachada. Desde el punto de vista arquitectónico, constituye un elemento que posibilita la penetración en el ámbito eclesiástico y por tanto tiene que salvar el grueso del muro /abocinamiento/ No se reduce a una serie de elementos arquitectónicos relacionados entre si por leyes funcionales o estéticas. Al ser la casa de Dios en la Tierra, la iglesia debe reflejar el orden universal que emanaba de la divinidad y su estructura debía ir mas allá de las necesidades puramente constructivas mediante la observancia de determinadas leyes simbólicas. La planta de la iglesia románica, aunque tipologicamente es heredera de la basílica romana, recuerda la disposición del cuerpo humano. El simbolismo transciende de la simple asociación formal si se repara en que se esta hablando del cuerpo místico de la Cristiandad, del que Dios es la cabeza visible. El ábside se identifica con el santuario de Dios, con el lugar propio de la revelación divina a trabes de Cristo. Al creyente se le infunde el temor de Dios, penetra en el cuerpo de la Iglesia a trabes del pórtico, donde se le atemoriza previamente con imágenes horribles del Apocalipsis, y camina por la nave principal, con la mirad puesta en el ábside, en el altar, hacia Dios. Simbólicamente, el espacio/camino que separa la portad de la cabecera y que genera la fuerza de atracción presenta 3 ámbitos o niveles> el terrenal, el de transición y el divino. El terrenal se corresponde a la nave longitudinal que va empujando, como ya decíamos, al fiel hasta el ábside. La pintura se carga de significados icnográficos y revela lo sobrenatural a partir de lo visible. La nave longitudinal queda interrumpida por al cúpula que se levanta en el espacio de transición> el crucero. Si los tramos cuadrados de la nave principal simbolizan lo terrenal y las formas semicirculares del ábside son reflejo de lo divino, la cúpula del crucero /semiesfera apoyada en una planta cuadrangular/ une simbólicamente dos mundos> el terrestre y el divino, encauzando la luz de la purificación para llegar a Dios. el ábside como imagen del espacio divino. Anima el principio y el fin de la Humanidad < su concavidad es el núcleo de densificación de todas las líneas de fuerza, donde el sacerdote revive la pasión de Cristo. El ara del altar es el reflejo en la Tierra, el lugar donde tienen lugar el misterio eucarístico, el lugar que cataliza lo sagrado.

Caracteristicas generales del Romanico

Si quieres relacionar el romanico con los templos egipcios y babilonicos y saber mas sobre su cosmogonía, pulsa aqui

VOLVER A INICIO



Última actualización,1 de diciembre de 2007.